lunes, 15 de febrero de 2016

El valor de existencia de la naturaleza

Hoy quiero dedicar este post a una reflexión de índole personal. Últimamente hablo mucho en público sobre los beneficios de la naturaleza para la salud y el bienestar de las personas, no sólo de los niños, y no paro de repetir lo importante que resulta permanecer regularmente en ella. Y mucho me temo que soy yo misma la que no cumple con ese precepto. Me encuentro en un momento personal y laboral que no me da la paz para hacerlo y, si lo logro, no me llega con la serenidad necesaria (para que os hagáis una idea, escribo estas líneas desde un avión; no se me puede ocurrir ambiente menos “natural” que ése). En fin, que la echo de menos, qué duda cabe. Y miro con -de momento- sana envidia a aquellos que me cuentan sus experiencias recientes en el monte. Un arco iris, un día en la nieve, un cerezo en flor, unas grullas de paso… Nada extraordinario, supongo. Pero algo que me apetece mucho vivir. Afortunadamente sé de lo que me hablan, porque lo he experimentado alguna vez. Puedo tirar del baúl de los recuerdos y recuperar sensaciones tal vez ya polvorientas. En momentos de zozobra, de agitación, de agotamiento mental o emocional, busco imágenes, emociones, percepciones, de mis correrías por la naturaleza. De las experiencias amables o de las difíciles, que también las ha habido. De lugares familiares o exóticos, de espacios cercanos o lejanos. Por suerte, tengo donde elegir. Porque en su día recibí ese amor por la naturaleza de mi familia, que pude continuar ejerciendo de joven y ya como adulta, visitando lugares y viviendo experiencias de todo tipo. Gracias a ello, tengo ahora un baúl grande, lleno de bellos recuerdos que atesoro y desempolvo regularmente. Y entonces pienso que se trata de eso, de atesorar el valor de existencia de la naturaleza y que no es tan necesario “consumirla” para beneficiarse de ella. Vivirla, sí, pero también saber que está ahí, paciente y serena, esperándonos (siempre que la dejemos nosotros estar, claro, pero ese es otro tema). Saberla ahí resulta, de por sí, terapéutico. Sepamos pues transmitir esos valores a nuestros hijos y no nos sintamos culpables si un día nos da pereza salir. Ella nos espera, paciente y serena. Así que, a 10.000 metros de altura como estoy ahora sobre qué se yo qué paisaje, voy a cerrar los ojos y recordar un día cualquiera que la tuve a ras de suelo.



2 comentarios:

  1. Pues si, qué bonita reflexiíon y cuanta razón tienes! Estos niños y niñas tienen mucha suerte de empaparse cada día en este entorno tan lleno de sentido y de emociones, pero qué duda cabe que no debemos olvidarnos nosotros de alimentar esta necesidad en nosotros mismos,sino, como dices, a tirar del baúl de los recuerdos! te deseo una escapada al monte pronto!!! Isabel

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Isabel, a ver si esta Semana Santa me desquito...

    ResponderEliminar