jueves, 2 de julio de 2015

Un canto al juego

Recientemente asistí a la proyección del webdoc Imagine Elephants, en el que se plantean reflexiones adultas sobre el juego infantil. Amén del impresionante trabajo de recogida y presentación de la información, sus autores han sabido elegir muy bien a sus fuentes. En el webdoc tenemos cabida proyectos, expertos, investigadores, empresas, asesores… que de una u otra manera estamos relacionados con el juego y la infancia. Algunos de ellos, de muy reconocido prestigio. Como decía, aquella tarde se habló de juego. Y de la gran paradoja que supone el reconocimiento universal del juego como una de las necesidades básicas de la infancia (no en vano aparece en la Convención Internacional de los Derechos del Niño) y cómo en Occidente cercenamos sistemáticamente ese derecho. La agenda de nuestros hijos es una huida hacia delante de las carencias que se nos incita a creer que tenemos. Les llenamos su tiempo de actividades formativas en aras de su futuro y de actos sociales en entornos controlados y consensuados entre adultos. En la sociedad tan competitiva e hiperregulada que estamos creando, el juego infantil representa todos nuestros miedos. El juego es algo que parte de la emoción, no de la razón, y por tanto es difícil de acotar. Fluye como el agua, se cuela por cualquier hueco, brota por doquier, en todo momento y lugar. Es ágil, fresco, espontáneo. Se mueve y cambia de dirección como un insecto en plena vorágine polinizadora. Pero es también algo muy serio. Mi maestro y escritor Santiago López-Navia ya lo dice en uno de sus Cuentos de barrio y estío: “Todo su tiempo, todas sus energías se concentraban en la tarea inaplazable de ser niño”. Es también un acto profundo, que saca a la luz lo que hay dentro de nosotros y nos hace por ello vulnerables. El juego busca cruzar la línea, la leve transgresión que poco a poco nos hace crecer como personas. Mediante el juego exorcizamos miedos, resolvemos problemas, entendemos el mundo; expresamos con él nuestros más íntimos sentimientos y damos a conocer nuestras grandezas y debilidades. Ejercido con libertad, descubrimos nuestros anhelos, nuestros deseos, nuestras fantasías; sabemos quienes somos y quienes queremos ser, forjando así nuestra identidad. El juego nos hace seres sociales y, como dice mi compatriota y autor de la obra seminal Homo ludens, Johan Huizinga, constituye un precursor de la civilización. No dejemos entonces que sea esa misma civilización la que elimine el juego de nuestras vidas. De las de nuestros hijos y las nuestras propias, como adultos generalmente alúdicos que somos. Porque al final, en palabras del filósofo Martin Buber, el juego es “la exaltación de lo posible”. Seamos, pues, posibilistas, y ¡a jugar!

Katia Hueso

PS Agradezco a Amphibia Kids la oportunidad de participar como ponente en la última presentación de la gira de Imagine Elephants, que tuvo lugar en Avilés el pasado 30 de junio 


lunes, 25 de mayo de 2015

¡Última plaza libre en Saltamontes para el curso 2015-2016!

¡Sólo queda una plaza libre para el curso 2015-2016 en Saltamontes! Recordamos que estamos abiertos para niños de 3 a 6 años y pasamos todas las mañanas del curso escolar en la naturaleza. Para más info, descárgate el díptico que hay a la izquierda (qué hacemos - saltamontes infantil) o consúltanos en grupojuegosaltamontes@gmail.com


miércoles, 20 de mayo de 2015

¡Al fin, un curso de formación universitaria sobre educación en la naturaleza!

Invitamos a los profesionales y otros interesados a apuntarse a este Curso Superior Universitario "La naturaleza como escenario de aprendizaje: Proyectos de educación al aire libre" que organiza La Violeta y tutoriza una de nuestras fundadoras, Katia Hueso. El curso tiene una duración de 120 h y está acreditado por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Para más info (de éste y otros cursos) y preinscripciones, visitad:
 http://www.lavioleta.org/ambitos-y-propuestas/formacion-y-asesoramiento/formacion-universitaria/.